Archivo para 21 junio 2010

Astros desalineados

Ya en el mundial pasado, recuerdo haber manifestado mi aversión a la propuesta de Francia; más que al equipo francés en general, que me parece un grupo de jugadores de calidad por encima de la media, a la lamentable inoperancia de su entrenador.

Pero un equipo es fiel reflejo de su técnico. A la rápida, Argentina con Diego a la cabeza es muy buena atacando, aunque falta ver lo que podría pasar cuando los apreten un poquito. Dunga le quitó algo de jogo bonito a los brazucas, a cambio de organizarse bien atrás y ser un equipo pesado, más que rapidito y alegre. Quienes conozcan a Del Bosque podrían extrapolar el 0-1 de España con Suiza a la personalidad blandengue y bonachona del técnico, justo cuando había que apretar los dientes; igual, la chance de redención está a la mano.

¿Y Domenech? logró lo que parecía difícil: que los jugadores se olvidaran -a medias- de los grupitos y las diferencias raciales, para unirse todos en contra del técnico. Uno se agarra a combos con el preparador físico, a Henry lo llaman para entrar los últimos 10 minutos contra México y se hace el loco, el plantel entero se niega a entrenar, un dirigente en un arranque de vergüenza ajena se manda a cambiar… y Anelka niega haber hecho lo único bueno de su estadía en el mundial.

La leyenda cuenta que Zidane hizo algo parecido, y hace cuatro añitos subió y bajó a Domenech en la intimidad de la concentración franchute. Pero el cabezazo famoso en la final  y el segundo lugar taparon todo, igual que las fiestas de Barthez y compañía en el 98. Con la diferencia que Aimé Jacquet sacó campeones a un grupo de borrachines, mientras que Domenech apenas se las puede con un plantel que no le anda muy a la saga en calidad a ese exitoso.

Yo en esta estoy con Anelka. Y como dice el dicho, lo que mal empieza, mal termina. Todavía se puede llamar a Irlanda.

Este martes empieza el mundial

Contrario a lo que predican en todos lados, el mundial no ha sido malo. Los valores de producción del evento siguen siendo tan altos como siempre para el espectador que lo ve por tele, y se asume ídem para quien está presente en la papa misma. A final de cuentas el tema del tráfico, del ruido de las vuvuzelas, de las estafas a los chilenos en Sudáfrica y cualquier otro punto negativo va a quedar como una anécdota para quien diga “yo estuve ahí”, y que seguramente la va a contar a los amigos pero no en formato de catástrofe.

Lo que si ha sido bien bajo es el nivel de la mayoría de los equipos. Big news. Al repertorio conocido mostrado por los del grupo número A, como dijo un relator por ahí, se le agregaron otras variedades de la palabra malo: Nigeria, Grecia, Argelia… y casi todos los que ya jugaron y dieron pena en algún minuto.

Tanto así, que Ghana ha sido de lo más destacado. Y no porque sean un equipo aceitado y que pinta pa campeonar, sino porque juegan a lo europeo, con harta dinámica y buenos movimientos colectivos en la cancha. Justamente un estilo que en mundiales pasados era bien criticado, pero que ahora viendo lo que hay es cuasi un oasis para el paladar, lo mismo que los coreanos, que entre mecánica aprendida y todo lo que se quiera, se dieron el gusto de jugar un poco a la pelotita.

Por eso lo de Alemania es un mensaje tan potente. No porque hayan goleado, sino porque jugaron como justamente antes no jugaban. Al orden y a la potencia física le agregaron el toquecito y el encanche, como se evidencia en la cintura del defensor que intentó bloquear el tiro de Müller en el tercer gol. Tiran paredes hasta con el arquero, hacen relevos, la tocan al pie, meten el pase en profundidad y el centro atrás, la pisan… como si fueran un equipo latino. Curiosamente como los que ahora tratan de jugar a la europea: Paraguay hoy día fue una sombra de lo que llegaron a ser hace un par de años.

¿Otro dato revelador? Cacau fue el primer jugador de color que hace un gol en un mundial jugando por Alemania. Antes no pudieron ni Assamoah ni Odonkor, ambos con antecedentes africanos; Cacau es brasileño.

¿Y Argentina? ¿Italia? ¿Inglaterra? los de Maradona son un desorden consumado, Italia tiene poquito fútbol, y los ingleses no fueron capaces de ganarle a un equipo que está un escalón más abajo en cuanto a calidad. Mañana juega Brasil, y el miércoles España y Chile. Empezó el mundial hace días, pero por culpa del tráfico el buen fútbol va a llegar un pelín tarde. Lo de Alemania solo era la avanzada.

Si, a Portugal le tengo poquita fé. Quiera el dios Jabulani que me equivoque.

Tshabalala!

Tal cual el último párrafo escrito hace poco menos de cuatro años lo profetizaba: nuevo mundial, nuevos comentarios por la internets.

Dos cosas para inaugurar. Primero: es bastante notoria la diferencia de ambiente entre este torneito sudafricano, lleno de colores y sandungueo, y el pacato anterior con alemanes de anfitriones. Y pensando en que las gracias de una copa del mundo es precisamente estar bien cerca de lo que es un festival en lo que a movimiento de masas se refiere, a mi gusto es mejor asi: colorinche y alegre. Cuestión de cada uno.

Segundo: bien discretito el inicio. El fútbol está, pero la vocación táctica de los equipos es solo una capa técnica que queda para el análisis del programa de turno. De cara al espectador es algo transparente, y a fin de cuentas es el que paga la entrada… y el pato. Aparte de los pocos goles -entre paréntesis, en el partido inaugural del mundial pasado se anotaron 6- no hay mucho que rescatar, exceptuando quizás los toques previos a la corrida de Tshabalala que terminó con la pelota en el ángulo y una celebración digna de programas de baile. Golazo, según Zamorano en TVN.

Ya hilando más fino, que Domenech siga siendo el DT de Francia no tiene explicación lógica más que su capacidad de hacer que un equipo de muy buenos jugadores parezca todo lo contrario. La mano del entrenador, dicen por ahí, aunque en este caso bien podría ser la mano de Henry. Los uruguayos, Forlán y poco más, aunque habrá que verlos con Sudáfrica o México, donde el mismo Forlán podría sacar alguna diferencia.

Por último, mañana empieza el morbo, como toda copa del mundo que se precie y con Argentina de por medio. Los reportes previos indican que, en un arranque de delirium tremens, Maradona se la juega con ¡cuatro! delanteros. Ver para creer, y si llegara a ser cierto, que D10s los pille confesados. A los nigerianos, y no estaría demás que a los argentinos igual. Por si las moscas.

Y pa cerrar, colgándome de las palabras de un relator colorín: Chile es más que los cuatro del primer día. Otra cosa es dentro de la cancha, pero al menos los de nosotros juegan algo al ataque. Sea como sea, pasaron cuatro años, hay intereses creados por la participación chilena en el torneo, y estamos exactamente igual: ¡como locos viendo la copa del mundo!

Posdata:

Y aquí el video que le dió nombre y sentido a este blog en el lejano año 2006: el notable comercial de Coca Cola para el Mundial de Alemania. Del 0:49 se extrae el título, y el “como locos viendo la copa del mundo” de la versión neutra que se transmitió en Chile, en el video se cambia por “aguante Argentina en la copa del mundo”. También hubo versiones en México y Costa Rica.